Publicado el

Lentes progresivas ¿qué beneficios aportan y para qué sirven?

Para qué sirven las lentes progresivas

Existen diferentes tipos de problemas visuales que necesitan corrección como son la miopía, astigmatismo, presbicia, hipermetropía, etc. En óptica se utilizan muchos tipos de cristales para la corrección de errores de refracción o defectos visuales. Su fabricación, materiales, características ópticas y el foco están diseñados para corregir cada problema visual.

Las lentes monofocales solo tienen una distancia focal, es decir, que se utilizan por ejemplo para ver solo de lejos o solo de cerca.

Las lentes bifocales tienen dos distancias focales diferentes. Una en la parte superior que sirve para ver de lejos y otra en la parte inferior que nos ayuda a ver los objetos más cercanos.

Las lentes progresivas brindan una visión natural y más cómoda que otros tipos de lentes.

Las lentes progresivas permiten enfocar los objetos en distancias diferentes. La progresión entre dichas distancias es muy suave y a diferencia de los bifocales las lentes progresivas no tienen líneas que separen las secciones. La parte superior está enfocada para ver de lejos, la central para las zonas intermedias y la inferior para ver de cerca.

Las lentes progresivas son ideales para personas que sufren de presbicia, además son compatibles con otros defectos visuales como miopía, astigmatismo e hipermetropía, ya que se corrige todo en una misma lente. La presbicia ocurre de manera natural a medida que envejecemos. El ojo no es capaz de enfocar la luz directamente sobre la retina debido al endurecimiento del cristalino natural. Suele aparecer a partir de los 40 años, la capacidad de enfocar de cerca se vuelve más difícil, y aparece la vista cansada.

Las lentes progresivas consiguen que no tengas que estar continuamente cambiando de gafas para ver de cerca o de lejos. Además son estéticamente iguales a las monofocales ya que no existen líneas que delimiten las zonas de visión.

Cómo saber si tengo presbicia.

Si notas que te cuesta cada vez más leer los mensajes del móvil o las etiquetas de los productos, si necesitas apartar de ti los objetos para verlos con claridad o tienes dificultades para leer con poca luz, es muy posible que tengas presbicia.

Los signos y síntomas más comunes de la presbicia son:

  • Dificultad para leer letras pequeñas.
  • Extender los brazos para leer.
  • Problemas para ver objetos cercanos.
  • Fatiga visual.
  • Sequedad, picor de ojos, mayor necesidad de parpadeo.
  • Dolores de cabeza.
  • Aumento de fotofobia (empieza a molestar la luz solar).

Si tienes alguno o varios de estos síntomas contacta con nosotros para una valoración profesional personalizada. ¡Te atenderemos encantados!