Publicado el

Venta de lentillas en páginas web

Cada vez hay más personas que empiezan a usar lentillas, y eso es una realidad. Esto se debe a que el uso de lentillas cuenta con muchas ventajas:

  • La ayuda en la corrección de nuestra visión.
  • La mejora integral de la visión frente a las gafas.
  • En algunos casos, la mejora estética que sienten algunas personas.

Sin embargo, también tenemos que tener cuidado en el uso que hacemos de ellas y, sobre todo, en dónde adquirirlas. Si compras las lentillas en tiendas o webs no autorizadas, puedes poner en peligro tu salud ocular, exponiéndote a enfermedades e infecciones.

Esto se debe a que las lentillas deben ser adaptadas por un profesional cualificado para ello. Primero deben hacerte un examen ocular y visual, y una vez tenga los resultados, modificará las lentillas según tus necesidades.

Algunos hábitos que nos ayudarán a la hora de usar las lentillas son:


● Lavarse las manos y secarlas bien antes de tocar las lentillas o los ojos.
● Adoptar unos hábitos de higiene con las lentillas. Debes limpiar y desinfectar las lentillas, para después guardarlas en el estuche. Estos procesos te los debe explicar el óptico-optometrista.
● No se pueden enjuagar ni el estuche ni las lentillas con agua del grifo ni embotellada. Ese tipo de agua siempre contiene un porcentaje de bacterias que, si llegan a tomar contacto con nuestros ojos, podrían causar infecciones o irritación.
● Seguir siempre las recomendaciones del óptico-optometrista sobre la limpieza y mantenimiento de las lentillas.
● Desechar las lentillas en los periodos de tiempo que te marque el óptico-optometrista.
● Asegúrate de leer las indicaciones del fabricante y no excederte en el tiempo de uso recomendado de las lentillas.
● Nunca usar las lentillas de otra persona. Cada personas tiene adaptadas sus lentillas para sus propias necesidades visuales. Además, su intercambio puede acarrear infecciones si la otra persona no ha seguido las normas de higiene o no las mantiene en buen estado.

Si usas las lentillas demasiado tiempo, te las dejas al dormir, o si en verano no te las quitas para bañarte en playas o piscinas, es probable que se te irriten los ojos, creando infecciones. Si alguna vez ves tus ojos rojos, o notas alguna molestia, deja de usar las lentillas y acude a un especialista para consultarle el por qué.

Para las personas que no quieran preocuparse del mantenimiento de las lentillas, existe la opción de las desechables diarias. Son muy cómodas y te quitan de muchas preocupaciones, aunque también es necesario leer las indicaciones del fabricante para usarlas bien.

La web de Óptica Reina es un punto de venta fiable, donde podrás adquirir tus lentillas desde casa. Nuestros profesionales cuidan de que las lentillas que adquieras sean las que más te convienen según tu capacidad visual y tus hábitos de vida.